Fotografía: Alejandro Méndez, Chile

Hoy, como nunca, se da por aceptado que las condiciones en las que nos desenvolvemos no son manejables y están en un continuo cambio en el ciclo de vida de la especie humana. Del mismo modo y de forma paralela se van ocupando las competencias de cada individuo para seguir vivo en su ambiente.
Por consiguiente, es importante volver al origen de las palabras y entender las diferentes aristas que posee la “adaptación” en Ecología. Su definición contiene tres conceptos: Adaptación fisiológica, aclimatación y adaptabilidad. Y en su conjunto permiten un ajuste fenotípico (material genético + ambiente) cuando las condiciones externas del medio varían.
La herencia y la creatividad juegan un papel fundamental para aumentar la adecuación: Repasar la historia de la humanidad, entendiendo cómo se cambiaron hábitos, desarrollaron nuevas tecnologías y trabajaron por medio de la cooperación con el fin de mantener la calidad de vida, luego de eventos mundiales generados por el ambiente indómito y cambiante.
No olvidemos que, si estamos vivos hoy, es porque nuestros genes nos dotan de rasgos que benefician la exploración del entorno, pese a las diferentes fuerzas selectivas que van reduciendo nuestra población.
Por lo tanto, la creatividad es la clave para adecuarnos a las nuevas formas de habitar y relacionarnos. Desde la creación y distribución de una vacuna que logre evitar la propagación del virus, hasta la reinvención de la forma en que ocupamos las herramientas y recursos disponibles, con el fin de poder re-insertarnos en la cadena de producción de bienes y servicios.
Como recomendaciones les dejo el Documental “Flow” de Nicolas Medina. (Disponible Online en Ondamedia.cl) y el Album “La Ventana” de Los Jaivas.

Print Friendly, PDF & Email