Repensando el sistema económico post pandemia

Por Tomás Landaeta | Por la crisis global que estamos enfrentando y sus perjudiciales efectos sobre la economía de los países, algunos ya se han...
450_1000

Esta sección es un espacio abierto.

Las opiniones vertidas aquí pertenecen exclusivamente a su autor y no necesariamente representan una mirada editorial.

¿Quiere enviar sus columnas a La Fontana? Escriba a contacto@lafontana.cl

Por la crisis global que estamos enfrentando y sus perjudiciales efectos sobre la economía de los países, algunos ya se han atrevido a predecir que el capitalismo está llegando a su fin por la bajísima producción, el confinamiento y los nulos movimientos sociales que hacen que este “Libre mercado” se encuentre en agonía para su pronta desaparición. A este sentir se le suma el evidente protagonismo del Estado al otorgar ayuda económica. Más allá si ese cambio se logra producir o no, en este apartado quisiera hacer un pequeño repaso de los sistemas económicos.
Cuando hablamos de Economía lo primero que se debe tener en claro es que existen dos cosas: necesidades y recursos. Dado esto, debemos responder a la pregunta ¿Quién es el que debe asignar los recursos para que esas necesidades sean resueltas? solo existen tres opciones que corresponden a los tres sistemas económicos presentes en el mundo cuyas diferencias tienen que ver con el énfasis que se le da al Estado y al mercado.
¿Qué es el Estado? La institución política fundamental de un pueblo, donde radica el poder soberano terrenal, específicamente la dominación de unos sobre otros y donde se busca el bien común. Por otro lado, ¿qué es el mercado? Es el espacio donde se asignan recursos por medio de la relación entre la oferta y la demanda, es decir, entre quienes producen y quienes consumen.
Para administrar la economía de un país se necesita de un sistema, y en el mundo existen tres sistemas: la economía de Libre mercado, que depende únicamente del mercado para producir y asignar recursos; la Economía de Planificación centralizada, que depende únicamente del Estado para producir y asignar recursos; y la Economía Social de mercado, que depende del mercado para producir y asignar recursos pero el Estado es protagonista al ayudar a los que no pueden por medio del mercado satisfacer sus necesidades.
Habiendo pasado un rato por la teoría, debemos hacernos la pregunta final: ¿Cuál de estos tres sistemas queremos para nuestro país al ver los cambios que se avecinan en un mundo que ha traído consigo una serie de crisis? Creo que debemos apuntar a un economía Social de mercado, pero bien hecha, porque hemos visto que el protagonismo y ayuda económica que otorga el Estado es necesaria, pero también sabemos que sin ese mercado el Estado no tiene dinero, y sobre todo porque el Capitalismo no desaparece, solo se reinventa de acuerdo con los tiempos y las necesidades.

Esta sección es un espacio abierto, por lo que las opiniones vertidas aquí pertenecen exclusivamente a su autor y no necesariamente representan una mirada editorial.

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

| Últimas noticias