Por Jorge Concha

Pese a los esfuerzos en el recambio de calefactores, recomendaciones de uso de leña seca y la prohibición de quemas agrícolas, el pasado sábado 6 de Junio, Ñuble tuvo la primera Emergencia ambiental del 2020, según la Seremía de Medioambiente en la Región. En Chillán y Chillán Viejo se superaron los 170 microgramos/m3 de material particulado 2.5, quedando en evidencia la problemática de calidad del aire que año a año complica al sector de salud.
Son diferentes los combustibles de biomasa que se ocupan para la calefacción domiciliaria, pasando por leña Aromo (Acacia dealbata), Eucalipto (Eucaliptus sp.), Pino (Pinus radiata) y de Hualle (Nothofagus obliqua), árbol nativo presente en la cordillera de Ñuble (conocido como el Corredor biológico Nevados de Chillán). Esta especie pertenece al bosque caducifolio, el cual ha sido históricamente talado, para ser transformado en carbón o leña, reduciendo su distribución. Actualmente, el Hualle es sustituido por plantaciones de monocultivo que van mermando la cantidad y calidad de agua que baja hacia el valle.
Ahora con un escenario complejo, asociado a una pandemia que precisamente ataca las vías respiratorias, se hace necesario ser conscientes y empáticos con el fin de evitar la exposición y controlar las emisiones que cada uno genera en su hogar.
Sin duda, estamos presenciando la mayor crisis de salud que ha enfrentado nuestra especie en años y las respuestas a esta amenaza las encontraremos en el estudio del entorno y sus soluciones basadas en la naturaleza.
Como recomendaciones les dejo el tema “Del aire al aire” de Los Jaivas y la película “Interestellar” de Christopher Nolan. 

jorgeconchaperfilenfoquelocal

Jorge Concha Fuentealba

Ing. en Recursos Naturales
Print Friendly, PDF & Email