Por Felipe Garrido

No es desconocido que los precios de los alimentos se han disparado en los últimos meses por efectos de la pandemia. Y es por esa razón que hoy se hace más necesario usar cada espacio de tierra disponible para cultivar algunos alimentos frescos con el fin de hacer frente a la demanda de vegetales. Si usted no está relacionados con el tema de hacer una huerta o cultivar plantas, deben saber que no es tan complejo como se piensa y, es más, una vez que se conocen los pasos fundamentales, no dejará de hacerlo. Se lo puedo asegurar.
Cultivar no sólo lo ayudará a tener alimentos sanos, sino que además le ayudará a mejorar otros aspectos beneficiosos para la salud, como la relajación (casi una meditación activa), motricidad, situación emocional (pues la actividad funciona como antidepresivo), entre otras, como sentirse útil.
Si no tiene un espacio de tierra disponible en su jardín, o si no tiene jardín, le puedo recomendar que inicie en maceteros de buen tamaño. Para esto existen dos formas simples de dar vida a una planta: por una parte puede sembrar las semillas, o bien trasplantar una pequeña planta para que se desarrolle en ese nuevo ambiente.
Además, les sugiero comenzar por plantas simples de cultivar, como las lechugas, ya que se dan todo el año. También están los porotos verdes, sobre todo de esas variedades que dan guías y crecen en altura. Los infaltables tomates y quizás unas cebollas. Aunque lo ideal es que prefiera especies de plantas de rápido crecimiento. Otra buena idea que le quiero compartir es poder iniciar su pequeño huerto de plantas medicinales y aromáticas como el orégano, cilantro, ciboullete, poleo, menta, ruda entre una inmensa variedad de otras plantas. No se imagina cómo lo agradecerá cuando desee tomar una infusión
No debe olvidar que el riego debe ser regulado, porque si riega mucho su planta se puede secar por “ahogamiento de las raíces” y si no la riega, se seca por razones obvias. El secreto es estar atento y mantener la tierra húmeda (no mojada).
Para que sus plantas estén saludables es necesario que pueda entregarles una buena fertilización. La forma más simple es usar una buena tierra que tenga restos vegetales descompuestos, algunas lombrices y minerales. Como dato: las mejores tierras son aquellas de colores más oscuros. Y nunca está demás decir que hacer compost es la mejor forma de devolver a la tierra los nutrientes para que las plantas lo puedan usar en su crecimiento.
Si desea introducirse aún más en el mundo de las huertas, le recomiendo el libro “El Horticultor Autosuficiente” de Jonh Seymour, el cual brinda una visión simple de las diferentes labores que se deben tener en cuenta para que pueda tener un buen huerto y así enfrentar de la mejor manera estos tiempos bastante difíciles, por lo demás.

felipegarridoenfoquelocal

Felipe Garrido Acuña

Ingeniero Agrónomo

¿Te gustó la columna? Compártela en tus redes

Print Friendly, PDF & Email