La secreta misión espiritual de Chile

Mapa_de_Chile_de_Emanuel_Bowen_1774

Esta sección es un espacio abierto.

Las opiniones vertidas aquí pertenecen exclusivamente a su autor y no necesariamente representan una mirada editorial.

¿Quiere enviar sus columnas a La Fontana? Escriba a contacto@lafontana.cl

A pesar de tanto contemporáneo absurdo y extravío, Chile tiene su misterio, ya desde su nombre, que en la Colonia era el de “Reino de Chile”. Si todo lo que es, es con anterioridad su propio prototipo, nosotros disponemos –ya las hemos reunido en un libro- de las trazas de la misión espiritual o daimon de Chile. Se tratarían de indicios, de residuos de una gran idea sembrada remotamente desde el Cielo, acaso «espolvoreada» apresuradamente, como si se tratase de unas incómodas pepitas de oro a esconder detrás de unas altas montañas, cual si fueran los restos áureos de una vieja sabiduría naufragada en los albores de la mar Pacífico. Pálpito nuestro nada nuevo en todo caso, porque ya lo había presentido otro amante cabal de Chile, el Abate Molina, a mediados del 1700: «…parece que la nación chilena haya sido en otro tiempo más culta de lo que es al presente, o a lo menos que ella sea un residuo de algún gran pueblo espiritual, el cual debió caer por alguna de aquellas revoluciones físicas o morales, a las cuales está también sujeto nuestro globo…»

Pero quizá la más notable intuición extranjera de lo que sería la misión espiritual de Chile se lo debemos al eminente y gran historiador, el inglés Arnold Toynbee a través de su entrevistador, el escritor rumano Vintilia Horia y que éste daría a la prensa el precioso dato en una ya lejana visita a Chile (1988). Ese encuentro ocurre en Londres, y data de la década del 1960. En la fecha ya era el más destacado especialista mundial en asuntos internacionales. Resulta ser una muy extraña y poco ortodoxa opinión de Toynbee, tomando en cuenta el gran rigor académico de este especialista en historiografía de la London School of Economics y la Universidad de Londres. Se trata de una desconcertante mención del destino Chile, que en esa época –anterior a Allende, Neruda y Pinochet– nunca llegaba a ser noticia ni siquiera relevante en los medios sudamericanos. Por eso Horia queda perplejo; tanto le provoca que por eso visita Chile en 1988. Un destino futuro, el de una pequeña nación marginal, que ni el más afiebrado vidente de la época habría apostado nada, pero sí lo hace –y de qué arriesgado modo– este tan conocido autor del libro «Estudio de la historia», compuesto de 12 volúmenes (1934-1961). Así lo contó a El Mercurio aquel año:

 «Cuáles son para usted los países del futuro? Y curiosamente entre los más que me responde figura Chile. No me dice por qué. Se trata de una entrevista del año 1969. En el año 69 él me dijo que Canadá, otro país que no recuerdo ahora, posiblemente Japón o China, y Chile son los países del futuro. ¿Por qué me dijo Chile? No lo entiendo, pero Chile forma parte de esta posibilidad de salvación de la humanidad, según el filósofo de la historia más importante de nuestro siglo. Cuáles eran sus razones para nombrar a Chile y no a Argentina o México o Perú, eso es un misterio».

Y misterio será hasta que se cumpla de un modo que aún nadie sabe exactamente cómo, pero que se intuye, hasta que todos vean que «Chile forma parte de esta posibilidad de salvación de la humanidad». La gran profecía de Toynbee, acaso la más delirante que haya hecho nadie y menos desde la culta y arrogante Europa, recibe un eco retardado en otro intelectual europeo, esta vez de André Frossard, un ya difunto intelectual francés, quien proyecta un poco de mayor especificidad por dónde sería la «bajada» de esa misma posibilidad de salvación de la humanidad que representaríamos para el mundo futuro. Sin conocernos, al igual que Toynbee, sin saber nada de nuestra tradición ancestral, en muy pocos días de su visita hace 37 años se dio cuenta de que el espacio geográfico de Chile no podía ser al azar en los propósitos de la Creación. También el eximio miembro de la Academia Francesa pudo ver las ocultas correspondencias entre lo infinito del paisaje y sospechar abismos de Cielo infinito, también al interior del paisaje humano de ciertos chilenos: «Chile es un país en el cual hay más Cielo que en ninguna parte…Yo espero que Chile nos dé un día noticias del Cielo si se consagra a ello en profundidad…”

En relación a esta alta  misión espiritual de Chile, a pesar de todo, y contra toda evidencia presente nos incluye también a nosotros los chilenos mestizos, aunque sea muy difícil de creer con esta actual polarización y odiosidad rampante a todo nivel que vive el país, a pesar de tanta mediocridad inconsciente, barbarismo digital e incultura. Por lo que la profecía de Toynbee  va sin duda para largo…Asumo que Chile  tendrá que tener varias «purificaciones» y apocalipsis  para hacerse digno de su tarea y destino. Creo que en un futuro, en estas mismas costas, un resto puro, quizá escondido en las montañas, fiel al ya tan  despojado ecosistema  y a una antigua visión o mito  de los ancestros, templado antes por el dolor de catástrofes a todo nivel,  y  tal como muy antaño ocurriera, finalmente será testigo de cosas maravillosas…

No obstante lo anterior, igualmente creo que Chile, de algún modo  ya ha sido un pequeño país que entrega espiritualidad a través de sus poetas, escritores, fotógrafos, pensadores como Humberto Maturana y Francisco Varela. O bien de maestros del alma tan notables como Darío Salas Sommer o Claudio Naranjo, por nombrar a algunos recientemente fallecidos. En el siglo XX Chile entregó también adelantos notables, ciclos políticos tempranos, república socialista del 32, Frente Popular, la “revolución en libertad” de Frei y luego Allende, a la que se le adosó la calamidad trágica de Pinochet. Y  luego vino  la democracia, y de nuevo este Chile, ahora a 21 años de haber iniciado el siglo XXI,   inaugurando  inéditos procesos constituyentes. Son procesos históricos que están aconteciendo permanentemente, y hablarían de que  los contenidos de su misión ya son, siempre  han sido, están en curso y serán.

Esta sección es un espacio abierto, por lo que las opiniones vertidas aquí pertenecen exclusivamente a su autor y no necesariamente representan una mirada editorial.

1 Comentario
El más antiguo
El más nuevo
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Ricardo Escobar
sábado, 7 de mayo de 2022 01:08

Impecable, muchas gracias

| Últimas noticias