Subdivisión de parcelas: La ética más allá de las normativas

parcelas subdivisiones parcelaciones subdivisión.
Subdivisión de parcelas. Fotografía de contexto.

Esta sección es un espacio abierto.

Las opiniones vertidas aquí pertenecen exclusivamente a su autor y no necesariamente representan una mirada editorial.

¿Quiere enviar sus columnas a La Fontana? Escriba a contacto@lafontana.cl

Desde que el Ministerio de Agricultura emitió el 18 de julio la circular 475 en torno a la subdivisión de parcelaciones rurales y su prohibición de uso para fines no agrícolas el tema se ha mantenido en la palestra.

El innegable aumento explosivo de solicitudes de subdivisión presentadas al SAG en los últimos 3 años han generado un impacto tanto en el entorno social, ambiental y en cada una de las urbes de nuestro país. El espíritu agrícola del Decreto Ley N°3.516 ha sido transgredido y las regulaciones necesarias exceden los parámetros que esta contempla, ya que, el modelo de mercado genera externalidades negativas en áreas que no se consideran en la actual normativa.

Es por esto que, aún cuando el séptimo Juzgado Civil de Santiago haya suspendido los efectos de las circulares del SAG, y no hayan prosperado 12 de los 14 proyectos de ley presentados ante el órgano legislativo; el escenario inmobiliario en el sector rural requiere de una regulación con urgencia, la cual tenga como objetivo impulsar el desarrollo sustentable de largo plazo, manifestándose en la agricultura y lográndose a su vez, una protección y conservación de los variados ecosistemas que posee nuestro país, el cual involucra el crecimiento de las ciudades.

Lo cierto es que las subdivisiones rurales no van a desaparecer, así como tampoco la demanda que hay de personas queriendo emigrar al campo o invertir en este tipo de propiedades. Son tiempos de actuar sobre la ética más allá de las normativas,y evaluar los proyectos inmobiliarios, considerando si los puntos a los que se refieren las autoridades entregan confianza a los clientes sobre un escenario con más certezas que incertidumbres.

Abramos el diálogo en las oficinas del SAG, autorregularnos como desarrolladores inmobiliarios, pero por sobre todo es importante que el mercado mismo reaccione prefiriendo proyectos sustentables, y para ellos es de suma importancia de que las personas se informen y elijan proyectos en los que se contemple agricultura sostenible y los requerimiento de las autoridades.

En mayor o menor medida cada uno tiene incidencia en el desarrollo social, las decisiones que vamos tomando tiene directa repercusión en nuestro futuro. Construyamos en conjunto nuestra una mejor calidad de vida, la belleza de nuestro país, la disponibilidad de alimento y una sociedad más unida.

Esta sección es un espacio abierto, por lo que las opiniones vertidas aquí pertenecen exclusivamente a su autor y no necesariamente representan una mirada editorial.

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios